Dom. Ago 25th, 2019

Asklepios

Revista de crítica y cultura

Ateísta y Ateísmo

2 min read

El ateísmo sólo se puede entender en nuestro tiempo como una reacción básica y visceral a todo Espíritu de Aquí o Síntesis de las Épocas. El ateísmo muere en su angustiante materialismo, y el ateo perece en sus opiniones.

Nuestro ateo no ve más que puertas de iglesias, muros de templos, y  vírgenes negras que les sacan la lengua, sólo a ellos, con burla y persecución desde los altares con flores y bálsamos esenciales bañando el aire encerrado.

El ateo vive todo el tiempo encerrado, con las manos atadas detrás de la espalda, teniendo delante de él toda la vastedad de su negación personal, como un pan roído por ratones. El ateo sabe el cálculo base para poder funcionar. Funciona frente a todo lo que sus calenturientas manos pueden agarrar y echárselo en la boca.  Para él, siempre es un excelente día para vaciarse de este veneno dentro del sexo de muchacha y varón. Si afuera hay niebla, que se harte de sí misma ella sola.

Él va a la biblioteca a manosear la verdad real en doctores de su ciencia favorita. Están hechos de gastada teoría, y algunos de mil páginas rojas se dejan rasgar, y muchos, tras el pesado escenario que pronto les abruma, se encuentran con lo que les mueve la propia totalidad: su dosis bien apretada de calmantes y drogas similares.

No se despegan de su gravísima miseria, pues temen tanto quedar, al hacerlo, completamente desnudos. Tienen la razón justa de todo. Y eso les infla el pecho de orgullo. El pecho cruzado de fórmulas o cadenas roídas por el vacío ¿qué harán, me pregunto al final, con ese excedente del ser universal, que tan adentro de nosotros habla todo el tiempo? Ese aire, si no lo saben apagar, tarde o temprano les quemará. Y no saberlo apagar es un delito contra la sensata sensatez, y la honrada sinrazón que la sustenta.

Nota del editor: en Asklepios cada quien puede creer o no creer lo que quiera. 😉

 

Más

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *