Dom. Ago 25th, 2019

Asklepios

Revista de crítica y cultura

Crisis

2 min read

Saliendo de las funas de cierta hembra de las cavernas. Su forma física confunde a todo marinero que baja a abrazar un sol engañoso. Ese sol sólo aumenta hacia atrás, y muy abajo. – Antes de partir alguien me dijo: “Ser Mujer y Tu Ser Femenino no coincidirán en ninguna puerta y dirección. No obliges la energía de tu caos formativo”.

Oh, hembra del medioevo del alma, tú no me haces daño. Cómo lo harías? si en favor tuyo no hay verso que limpie nada. Sólo es mancha para un segundo y último sol que no saldrá…

Soy tan femenino. Tanto que tus espinas son como la ignorancia de la Ciencia oficial. Ciencia que es sólo dato en los cuernos del eterno vacío. Y créeme, algo tú sabrás de eso. Tu Ello, si levantara su cabeza, medio tiempo siquiera, vería apenas los disturbios de la superficie.

Tu alma me cosquillea. O cree hacer valer su amor por sobre el mío. Y lo superaría si fuera completo. Si acaso me lograra integrar e incluir. Toda superación se logra incluyendo también lo contrario, permitiéndole su aporte y visión. Es la fuerza del viento adverso lo que nos hace crecer las alas a tanto por hora o segundo. Y esa bala atravesada no tendrá lugar en ningún espacio en el que habite nuestra amada o corazón. Pero….. eso lo sabes, no?

O llamémosle crisis. O llamémoslo, si prefieres, un paso defectuoso a nada. Algo que esté pronto a derrumbarse. O pronto a desaparecer. Como prefieras, la verdad .

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *