Dom. Oct 20th, 2019

Asklepios

Revista de crítica y cultura

La caída de la montaña de piedra

2 min read

 

 

Algunos hermanos dicen que ha perdido

 

el contacto con su Ilustrada Razón.

 

Hermanos más viejos, sin embargo, han dicho

 

que conoció el corazón de los misterios

 

y que volverá del centro de Santiago

 

o desde los cerros de Valparaíso

 

con sus nuevas luces para compartir,

 

pero no han podido llegar a un acuerdo.

 

 

 

Todo pasó poco antes de primavera:

 

 

 

Cuando tembló nuestra montaña sagrada,

 

 y cobraron sentido los sinsentidos

 

cotidianos que nos robaban el tiempo,

 

ha sido penetrada nuestra armadura

 

forjada en los misterios y la razón.

 

 

 

La estocada ponzoñosa del Amor

 

Carnal ha penetrado el centro del templo

 

antiguo y reemplaza a la espada flamígera

 

que sólo habían blandido venerables

 

maestros desde hace algo más de tres siglos,

 

cuando comenzó el linaje iluminado.

 

 

 

Ahora, el Señor de los Misterios se arrastra

 

cargando la sangre hirviente del mortal,

 

y su providencia ya no le provee

 

con la serenísima paz del espíritu

 

y dicen que han visto a la gran maestría

 

garabateando muchos corazoncitos

 

en los mesones del Café Haití de Ahumada.

 

 

 

Algunos hermanos dicen que ha perdido

 

el contacto con su Ilustrada Razón.

 

Hermanos más viejos, sin embargo, han dicho

 

que conoció el corazón de los misterios

 

y que volverá del centro de Santiago

 

o desde los cerros de Valparaíso

 

con sus nuevas luces para compartir,

 

pero no han podido llegar a un acuerdo.

 

 

 

Todo pasó poco antes de primavera.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *